El Tribunal Supremo ha resuelto que el impuesto de Actos Jurídicos Documentados en las constituciones de préstamos hipotecarios, debe ser asumido por el hipotecado. Dicho impuesto representa el mayor de los gastos a la hora de constituir la hipoteca, por lo que la esperanza de muchos consumidores se ha visto desvanecida con el fallo del Alto Tribunal. Una noticia que desde luego, ha alegrado a las entidades financieras.

Publicado: 1 de Marzo de 2018